sábado, 26 de noviembre de 2016

La radio en la oscuridad: Todos los capítulos de nuevo disponibles

Radio-Enlace fue un mítico programa semanal producido por Alfonso Montealegre y Jaime Báguena para Radio Nederland Wereldomroer (RNW). Trataba temas referidos con las telecomunicaciones, especialmente orientado a los oyentes de onda corta o diexistas y contaba con la colaboración de corresponsales especializados en esta materia como Glenn Hauser o el recordado Gabriel Iván Barreda.

En el año 1989 Jaime Báguena García y Alfonso Montealegre realizaron una serie de documentales titulados La radio en la oscuridad. Estos se anunciaban como una "serie de documentales sobre aspectos menos conocidos de la radiodifusión".

Este documental me llegó en tres cassettes como premio de un concurso organizado por el programa Radio-Enlace, mítico programa sobre diexismo que se emitía por Radio Neederland. Los cassettes sobrevivieron a mis varias mudanzas y a las personas que se los he prestado. Sin embargo, el paso del tiempo los ha maltratado. Con bastante paciencia he logrado pasarlos a formato digital y reconstruirlos.

Varios conocidos y seguidores de este blog me comentaron que los audios ya no estaban disponibles. Así que me puse en campaña de volver a subirlos.

Aquí están todos los audios para los que quieran escucharlos:

Episodio I: Introducción a la radiodifusión libre, pirata y clandestina
http://lw3esh.blogspot.com/2011/08/la-radio-en-la-oscuridad-1.html

Episodio II: La radiodifusión ¿blanca o negra?
http://lw3esh.blogspot.com/2011/09/la-radio-en-la-oscuridad-2.html

Episodio III: Emisoras clandestinas en el mundo
http://lw3esh.blogspot.com.ar/2012/01/la-radio-en-la-oscuridad-3.html

Episodio IV: La Radiodifusión Clandestina en Centroamérica
http://lw3esh.blogspot.com.ar/2012/10/la-radio-en-la-oscuridad-4.html

Episodio V: La Radio en la guerra
http://lw3esh.blogspot.com.ar/2014/02/la-radio-en-la-oscuridad-5.html

Episodio VI: Semblanzas de una emisora clandestina: Radio España Independiente
http://lw3esh.blogspot.com.ar/2015/03/la-radio-en-la-oscuridad-6.html

73 de LW3ESH/A
Federico

sábado, 12 de marzo de 2016

El (verdadero) primer contacto satelital entre Antártida y Sudamérica

El 28 de Febrero de 2016 el Radio Club Argentino LU4AA anunciaba con bombos, platillos y comentarios en redes sociales que a las 17:15 UTC se establecía el primer contacto satelital entre el continente Antártico y Sudamérica.

En el sitio de AMSAT Argentina también anunciaba el (FALSO) primer QSO
vía satélite entre Antártida y Sdudamérica.
Dicho contacto se realizó por intermedio del conocido satélite SO-50, entre Marcelo Duca LU1AET quién se encontraba en Base Carlini, isla 25 de Mayo, Shetland del Sur, Antártida Argentina; y Federico Mainz LU5UFM desde Miramar, Provincia de Buenos Aires.

Aún siendo un excelente QSO y que es motivo de celebración, es un severo error histórico asumir que el mismo fue el primero entre ambos continentes.

Página oficial del Radio Club Argentino. A la fecha siguen fanfarroneando con el falso primer QSO entre Sudamérica y el Continente Antártico.
Varios colegas argentinos escribimos al Radio Club Argentino para que aclararan de este error. Pero no obtuvimos respuestas. En mi caso, conseguí que borraran mis comentarios en Facebook y que bloquearan mis comentarios en Twitter.

La cuenta de Twitter +RCA LU4AA  me tiene bloqueado por mis comentarios.
 La ARRL y otras organizaciones de radioaficionados se ha hecho eco de esta noticia falsa del Radio Club Argentino, expandiendo la mentira a nivel mundial.

La ARRL le dedicó su espacio a la falsa noticia,
Llama la atención que la verdadera historia del primer QSO entre Sudamérica y la Antártida por medio de un satélite haya sido llevada acabo por iniciativa de miembros del mismísimo Radio Club Argentino en 1984. Ese año en la revista de dicha organización le hayan dedicado una nota de varias páginas al acontecimiento.

Incluso en el reconocido libro Satélites de Carlos Alberto Huertas LU4ENQ le dedica el capítulo 19 al verdadero primer contacto vía satélite Antártida-Sudamérica.

Pero olvidémonos por un momento de esta falsa proeza y aprovechemos para recordar a los olvidados, a los que consiguieron unir los dos continentes por medio de un satélite de radioaficionados.

Por Noviembre de 1983 comenzaron en el Radio Club Argentino los preparativos para una expedición  DX a las islas Orcadas del Sur (Orcay Island). La misma tendría lugar desde la Base Naval de la isla Laurie, aproximadamente a  60° 45' Latitud Sur y  44° 43' Longitud Oeste y la distintiva otorgada por la Secretaría de Comunicaciones para la ocasión fue AZ5ZA.
A Reinaldo "Ron" Szama, LU2AH, manager de esta expedición, se le ocurrió la idea de operar vía satélite con el Oscar 10. Sin embargo, la baja latitud de la posición de la base podía hacer imposible tener visibilidad con el satélite cuya órbita era casi ecuatorial.

Carlos LU4ENQ analizó la situación aprovechando los primitivos programas de predicciones, los cuales arrojaban resultados poco esperanzadores. Sin embargo, la experiencia indicaba que era posible realizar contactos con el Oscar 10 con ángulos muy bajos de elevación como los que se esperaban desde las islas Orcadas del Sur. Así que avanzaron en la contrucción de una antena tipo Yagui cruzada de 8+8 elementos con polarización circular, alimentada con una linea de 300 ohm por si la antena iba a estar alejada de la estación, de manera de disminuir las pérdidas.

Como transceptores se utilizarían los TR-9130 y TR-9500, para 2m y 75 cm respectivamente, donados por Kenwood gracias al trabajo de Arturo H. Caoriu LU1AHC. Además se utilizarían dos bi lineales de 50 W y preamplificadores de 20 dB.

En épocas donde no existían las redes sociales para dar a conocer los alcances de la expedición, LU4ENQ transmitió una serie de boletines pregrabados de AMSAT Argentina en la frecuencia de encuentro 145,945 MHz sobre el mismo Oscar 10. En estos boletines se informaba en inglés y en español los horarios en que se intentaría realizar contactos por satélite desde la base, teniendo en cuenta las mejores pasadas según las predicciones obtenidas.

Arturo J. Gargarella LU6ETB y Carlos R. Poffo LU9EIE.
Los olvidados del Radio Club Argentino.
(Imagen tomada de la revista del Radio Club Argentino 1984)

El día 4 de Enero de 1984 a las 15:13 UTC, 32 años antes del suceso anunciado recientemente por el Radio Club Argentino, cuando el Oscar 10 estaba a solo 1 grado de elevación sobre el horizonte se consiguió el primer contacto vía satélite entre la Antártida y Sudamérica, comunicando la AZ5ZA en islas Orcadas con Carlos LU4ENC ubicado en Buenos Aires con señales 5/5.

QSL de AZ5ZA (frente). (Imagen tomada del libro Satélites de Carlos A. Huertas)
QSL de AZ5ZA (atrás) enviada a LU4ENQ, primer contacto entre la Antártida y Sudamérica.(Imagen tomada del libro Satélites de Carlos A. Huertas)
Arturo J. Gargarella LU6ETB y Carlos R. Poffo LU9EIE describían el momento en la revista del Radio Club Argentino: "Vivimos un momento de gran emoción, casi no lo podíamos creer, habíamos logrado el PRIMER COMUNICADO VIA SATÉLITE OSCAR 10 DESDE EL CONTINENTE ANTARTICO".
 
Carlos R. Poffo LU9EIE operando desde la Isla Laurie.(Imagen tomada de la revista del Radio Club Argentino 1984)

Arturo J. Gargarella LU6ETB operando desde la Isla Laurie.(Imagen tomada de la revista del Radio Club Argentino 1984)

En los 13 minutos que duró esa histórica primera pasada del Oscar 10 lograron comunicar con LU9JH, K5ADQ, W5LY, WB0BLY, W5VY y K6JP. Y cuando ya no esperaban más contactos, a las 15:26 UTC con el Oscar 10 ya a 0 grados de elevación y a 27642 km de la Tierra, se comunican con Tom Walyer KL7GNG de Fairbanks en Alaska.Nada más ni nada menos que un DX vía satélites de 16300 Km, uniendo prácticamente el Polo Norte con el Polo Sur y constituyendo todo un récord mundial.

QSL de KL7GNG confirmando el contacto con AZ5ZA.
(Imagen tomada del libro Satélites de Carlos A. Huertas)



En los días posteriores descubrieron que la ROE aumentaba notablemente los días de nieve. Esto se debía que los elementos de la antena se cubrían de nieve, alargándose eléctricamente. Por lo tanto Arturo o Carlos debían salir a limpiarla durante los períodos de ventana para mantener controlada a la ROE.
Antena de UHF y VHF para la operación del Oscar 10.
La antena de UHF será posteriormente monada en el interior de la cabaña de transmisión.
(Imagen tomada de la revista del Radio Club Argentino 1984)

Debido a ello, y por sugerencia de Carlos LU4ENC, colocaron la antena de UHF que utilizaban en la expedición para los contactos por satélite en el interior del edificio. Como el mismo estaba hecho de madera la absorsión era mínima y lograron muy buenos resultados.

Antena de UHF montada en el interior de la cabaña desde donde se transmitía.(Imagen tomada del libro Satélites de Carlos A. Huertas)

Entre el 4 y el 12 de Enero de 1983 la AZ5ZA realizó 161 contactos utilizando el Oscar 10 y 14345 comunicados en HF.

Muy pocos parecen recordar a Arturo J. Gargarella LU6ETB y Carlos R. Poffo LU9EIE y al resto de los que colaboraron para que esta campaña sea un éxito. Tristemente ni siquiera el Radio Club Argentino, entidad que promovió la actividad parece tenerlos en cuenta.

Desde este humilde blog espero que, si algo queda de dignidad en el Radio Club Argentino, aclare su error que niega a los verdaderos pioneros que incluso fueron parte de esta organización. Este comportamiento no hace más que mostrarle el grado de inmadurez e ignorancia que existe en Argentina dentro de nuestra actividad.

Enlaces

Sitio Oficial del Radio Club Argentino:
https://www.lu4aa.org/wp/

Sitio en Facebook del Radio Club Argentino, donde borraron mis comentarios:
https://www.facebook.com/RadioClubArgentino

Cuenta de Twitter del Radio Club Argentino, donde bloquearon mis comentarios:
https://twitter.com/lu4aa

Nota en el sitio de la ARRL:
http://www.arrl.org/news/first-satellite-contact-between-antarctica-and-south-america-reported


domingo, 6 de diciembre de 2015

La otra transmisión del alunizaje (que no fue)

En varias redes sociales ha resurgido el curiosos caso de Norberto Otero, un joven "radiotécnico" argentino que a sus 36 años el 21 de Julio de 1969 sintonizó señales de TV transmitidas desde la Luna durante la misión Apolo 11. Según pudo constatar, las imágenes que visualizó  diferían completamente de las que se transmitieron en directo para todo el mundo.

El hecho fue dado a conocer en Agosto de 1969, en la revista Siete Días número 119 dedicado gran parte a la reciente llegada del Hombre a la Luna (aunque también incluía un informe "exclusivo" sobre matrimonio, sexo y fidelidad...).
Fig. 1. Tapa de la revista Siete Dias de Agosto de 1969.
La revista mostraba material fotográfico exclusivo de este acontecimiento que sorprendió al mundo y varias páginas dedicadas al asombroso descubrimiento de Otero.

Fig. 2. Una de las fotos de Otero donde se va a Aldrin bajando
del Módulo Lunar y en un costado a Neil Amstrong.

Según se cuenta en la nota, Norberto Otero cerca de la medianoche del 20 de Julio de 1969 se encontraba trabajando como era habitual en la usina eléctrica de Dock Sur, en AvelIaneda, Provincia de Buenos Aires. Para obtener ingresos extras en sus ratos libres solía reparar los equipos de comunicaciones del Cuerpo de Bomberos de Avellaneda, de Isla Maciel y o del Dock Sur. Pero esta vez estaba reparando un televisor Admiral de 19 pulgadas, que un amigo le había dejado para que se lo adoptara a las transmisores argentinas (?).

El televisor había sido traído de Estados Unidos y tenía un sintonizador para los canales 2 al 13 (VHF) y otro para los canales del 14 al 83 (UHF). Mientras Otero ajustaba el volumen, comenzó a pasar los canales. Cuando llegó al canal 54 detectó en la pantalla algo que parecía ser una señal. Eso le llamó la atención ya que en esas frecuencias no transmitía ningún canal de TV en Argentina.

Subió al techo y movió una antena parabólica improvisada que tenía conectada al televisor y la apuntó, tal vez por casualidad, a la  Luna. La señal seguía siendo borrosa, pero todo indicaba que iba por el camino correcto. Ajustó un poco la sintonía fina del televisor, subió de nuevo a la terraza y corrió un poco la antena. Repitió el procedimiento hasta que obtuvo una imagen muy nítida de dos astronautas caminando en la Luna.

Comparó las señales obtenidas del Admiral conectado a su parabólica casera y las que se estaban difundiendo por Canal 13 de Argentina y para su sorpresa eran distintas. Mientras que en Canal 13 se veía a Neil Amstrong rebotando sobre la superficie lunar, en las imágenes recibidas por Otero se veía a "Buzz" Aldrin recogiendo muestras del suelo con una pala. No sólo provenían de ángulos distintos, sino que eran de mayor nitidez que la transmisión oficial.

Rápido de reflejos, Norberto sacó una serie de fotografías directamente sobre la pantalla del televisor con una máquina "de cajón" algunas de las cuales ilustraron la nota de la revista. Esas fotografías fueron presentada a la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, dónde los voceros no pudieron dar explicaciones técnicas pero aclararon que serían enviadas al Centro Espacial de Houston para su análisis.

Las controvertidas fotografías

La hipótesis principal que hacía pensar que la historia de Norberto Otero era verdadera se basaba en que, ante tamaño acontecimiento la NASA no podía depender de un único medio de transmisión desde la Luna. Es por ello que se transmitía también desde cámaras alternativas, para que en caso que las principales fallaran, los técnicos en Houston pudieran seguir recibiendo imágenes  de lo que ocurría en la superficie lunar.

Al ver las fotografías logradas por Otero y comparándolas hoy con imágenes públicas de la NASA no pude más que recordar el caso de los hermanos Judica Cordiglia del cual escribí en Febrero de este año. Todo parecía ser una farsa armada por la revista más que "la más extraña e inexplicable hazaña pergeñada por la televisión argentina".

Fig.3. Amstrong plantando la bandera en suelo lunar.
Fig. 4. Neil y "Buzz" al pie del Módulo Lunar.
Fig. 5. Neil Amstrong caminando con una cámara de mano.
Atrás se ve a "Buzz" Aldrin cerca del Módulo Lunar.
Fig. 4. Imagen tomada por Otero donde se ve la escalera del Módulo Lunar
por donde se produjo el descenso de los astronautas.


Fig. 5. Extraña toma de Amstrong y Aldrin junto al Módulo Lunar.
Fig. 6. Uno de los astronautas manipulando algún extraño dispositivo.

Fig. 7. Foto de Otero donde se observa a un astronauta 
acarreando instrumental científico (?).
Hoy en día tenemos disponibles en Internet series completas de imágenes en alta resolución de la misión Apolo 11. Como para muestra basta un botón, les dejo sólo dos para que noten algunas diferencias y saquen sus propias conclusiones:

Fig. 8. Aldrin llevando un reflector Láser y un sismógrafo.
El equipamiento no era tan voluminoso como en la fotografía de Otero.

Fig. 9. Aldrin descendiendo hacia la superficie lunar. Notar que el 
material protector (Kapton) del Módulo Lunar presenta 
más arrugas que en las imágenes de Otero.


De la Luna directamente a su televisor


Aún dándole crédito a las fotografías ¿pudo realmente Norberto captar imágenes transmitidas desde la Luna?

La parabólica que diseñó Otero, según se describe en Siete Días, "es el producto de complicadas ecuaciones matemáticas y del uso del ojímetro - como graciosamente denomina el técnico sus cualidades de pálpito".

Fig. Otero muestra la antena parabólica con la que se valió para
sintonizar la transmisión en directo desde la Luna.
Más adelante, Otero toma confianza y explica un poco más como diseñó la antena: "Es bastante sencillo —miente con alegría Otero : divido la frecuencia de transmisión por lo velocidad de propagación y obtengo la frecuencia de onda. Una vez hecho eso, me trepo a la azotea y subo o bajo la antenita que sobresale de la parabólica —un esperpento también fabricado por él, apunto a ojo es decir, pone en funcionamiento el ojímetro y bajo a ver Ia pantalla del televisor. Con tres o cuatro viajes al techo puedo lograr tomas muy buenas".

Pálpito y suerte. Dos componentes que debieron confluir en el momento en que Norberto sintonizó el canal 53 para descubrir las señales "no oficiales" desde la Luna.

La antena de Otero parecería ser un antecedente de lo que en Argentina llamamos "antena budinera" (aunque hay evidencias que de la existencia de la misma en otros países) . Se fabricaba con una flanera de aluminio que se conectaba a la malla de un cable coaxil y el vivo aislado pasando por el centro. Esta antena, apuntándola a los amplificadores del sistema de TV por cable permitía disfrutar del servicio de manera gratuita, sin intervenir (pinchar) el cable. Pero eso podría ser motivo de otra futura entrada de este blog.

Lo que seguro no sabía Otero y mucho menos el periodista que le hizo la nota era que las comunicaciones entre la Tierra y la Luna utilizaban un sistema desarrollado especialmente para el programa Apolo por la NASA y el Jet Propulsion Laboratory (JPL) llamado Unified S-band (USB). Como su nombre lo indica, trabajaba en la banda S, es decir en frecuencias del orden de las microondas las cuales eran muy superiores a las de los canales de UHF.

El sistema Unified S-band (USB) permitía enviar en forma conjunta (de allí la denominación "unifying") las comunicaciones de voz, telemetría, tracking, signos vitales de los astronautas y las señales de televisión. Al utilizar un sistema único para las comunicaciones se simplificaba la operatoria como también el equipamiento de transmisión y recepción.

El Módulo Lunar transmitía hacia la Tierra (downlink) en 2101.802083 MHz y recibía desde la Tierra (uplink) en 2282.5 MHz. El canal 54 sobre el cual Otero sintonizó las supuestas transmisiones inéditas desde la Luna recibía video en 705.25 MHz y el audio en 709.75 MHz. Estas frecuencias quedan muy por debajo de las utilizadas en la misión. Incluso el canal 83, el más alto de UHF, se acerca a esas frecuencias (885.25 MHz para video y 889.75 MHz para audio).

Aún si resulta poco contundente lo anterior, tenemos que las señales de televisión se transmitían a las estaciones terrenas desde el Módulo Lunar en Televisión de Barrido Lento o Slow-Scan Television (SSTV) a una tasa de 10 imágenes por segundo y 320 líneas por imágen. Este modo es totalmente incompatible con la televisión comercial, con lo cual el Admiral de Otero tampoco hubiese podido decodificar las imágenes.

De hecho, para la transmisión en vivo desde la Luna las estaciones terrenas (dos en Australia y una en California) recibían en SSTV en banda S y la reconvertían al formato de TV convencional. Esas señales eran transmitidas a Houston, vía satélite o por enlaces terrestres, en donde se tomaba la de mejor calidad para la retransmisión a todo el mundo.


A modo de leve conclusión

La historia de las captaciones de Norberto Otero suele estar presente en foros específicos de Ufología (como el Café Ufológico de Mendoza) y, como comenté al inicio de estas líneas, desde hace un tiempo en otros relacionados con la radioafición.

Un hecho curioso que tal vez en su momento sirvió para convencernos que Argentina no estaba tan lejos de las nuevas tecnologías. Bastaba un televisor y una antena parabólica apuntando al lugar correcto para alcanzarlo. La inocencia y la falta de información de aquellos años ayudaron a mantenerlo en el inconsciente colectivo, que aflora de tanto en tanto como realidad y genera discusiones entre los colegas de radio.

Trece años después, la misma revista junto con otras como Gente o Somos, nos quería convencer (esta vez sin inocencia) desde sus tapas que Argentina estaba ganando en la Guerra de Malvinas.

Pocos rastros existen en Internet de Norberto Otero más allá de la nota en Siete Días. Se dice que aquel hombre que sintonizó las otras imágenes del primer hombre en la Luna falleció hace unos quince años.


Enlaces:


El alunizaje que captó un argentino:
http://www.taringa.net/post/ciencia-educacion/17900189/El-alunizaje-que-capto-un-argentino.html

Revista Siete Días - Agosto 1969 (via Foro del sitio espacial.com):
http://www.espacial.com/contacto/8/imgs/Siete_Dias_ago_1969_Nota3.pdf

sábado, 26 de septiembre de 2015

ARISS SSTV Award

Hace unos meses atrás, escribí acerca de las transmisiones en SSTV realizadas desde la ISS con motivo del 40 Aniversario de la misión Apolo-Soyuz (o Soyuz-Apolo para no herir susceptibilidades)

Esta actividad se realizó el pasado 18 y 19 de Julio de 2015 y consistía en la transmisión por parte del equipo de la ARISS de una serie de 12 imágenes en TV de barrido lento (SSTV) conmemorativas de aquella histórica misión conjunta entre Estados Unidos y la URSS.

ARISS ofreció un diploma especial a aquellos que pudieron recibir algunas de aquellas 12 imágenes transmitidas durante el evento. Por supuesto, participé enviando mis imágenes y el 16 de Septiembre llegó a mi dirección de email dicho diploma para mi estación.

ARISS SSTV Award (Hacer click para agrandar)
Hay actividades en radio para hacer. Sólo hace falta interés en participar y experimentar.

73 de LW3ESH
Federico

sábado, 15 de agosto de 2015

Hasta siempre Josengo LU5JMM

Un mail de Lucho LU5JCL a un lista de distribución que compartimos traía la triste noticia que en la mañana del sábado 8 de agosto de 2015 había fallecido José María Mazzoli, LU5JMM.

No conocí personalmente a Josengo (como lo llamaban sus amigos) y nunca cruzamos antenas. Pero me valieron los mails que crucé con Lucho LU5JCL para hacerme una idea de su persona y el amor incondicional a la radio que tenía. Esto me inspiró a escribir, hace ya casi cuatro años exactos, en este blog la entrada que titulé El sueño de José LU5JMM.

José obtuvo su licencia de radioaficionado el 10 de Enero de 2011 a los 56 años. A partir de entonces los colegas lo conocieron por su distintiva: LU5JMM.

Josengo dejó de transmitir. Ahora está en la "curuya", al lado del tata Dios, en la 147.345, la frecuencia de la "repe" de LU5JU Radioclub Concepción del Uruguay donde siempre estaba QRV.  La misma repetidora a la que le dedicó una milonga y la cual les dejo aquí como un modo de recordarlo.



Milonga de la Repetidora (de José María Mazzoli, LU5JMM)

A pedido del presidente una tarde conversando
Me salió solicitando unos versos pa' la "repe"
Y yo que no soy rogado tomé la pluma en mis manos
Y me puse a redactar la orden que me habían dado

El sistema es muy complicado, siempre hay que estar muy atento
Que te escuchen en Fray Bentos, El Tala o en Feliciano
O tal vez algún hermano que transite por la ruta
Y que no haya más "virtuta" pa' que salga bien el audio

La gente que la corrige y que calibra la antena
Baja, sube en escalera para llegar hasta ella
Analizan y hacen pruebas y cambian los conectores
Para que las estaciones hablen claro y sin problemas

Leito, Leo y Martín, Pablo, Lucho y además
El 9 Jota-Micke-Micke, el 4JLB, el 5JLC de la mano de don Néstor
Ellos siempre tan atentos para dar el QRV
Ellos siempre tan atentos para dar el QRV

A medida que me acuerdo los voy nombrando de a uno
Parece que sale uno de los pagos de Caseros
Es un hombre muy sereno que siempre sale bajito
Lo llaman el Gran Cachito al popular remisero
Lo llaman el Gran Cachito al popular remisero

Carlitos siempre modula pegadito a la morocha
Hace comidas sabrosas según dicen por la radio
Después de mirar el diario que chusmea en Internet
Lo llama el negro José para hacer los comentarios
Lo llama el negro José para hacer los comentarios

El 1JRB sale poco por la radio
Lo mismo que un tal don Carlos que habla solo el tan...
Por ahí pega los gritos el amigo Juan Andrés
Y me lo atiende el Rubén si no está bicicleteando 
Y me lo atiende el Rubén si no está bicicleteando

El hombre de la parrilla es el amigo Oscarcito
Que siempre sale bajito a charlar con los colegas
Se hace hermosa la rueda y se habla de muchas cosas
Pero hay una que es hermosa que es el calibrar la antena
Pero hay una que es hermosa que es el calibrar la antena

Y ahora misió cumplida con el pedido de Leo
Vaya un saludo sincero pa toda la Institución
Lo digo de corazón y sientance muy felices
Es para ustedes gurises, para toda Concepción
Es para ustedes gurises, para toda Concepción

Enlaces

El Sueño de José:
http://lw3esh.blogspot.com.ar/2011/08/el-sueno-de-jose-lu5jmm.html

Milonga de la Repetidora:
https://www.youtube.com/watch?v=wPV9vaqY4Cw

domingo, 26 de julio de 2015

Imágenes captadas desde la ISS durante el 18 y 19 de Julio de 2015


El sábado 18 de Julio empecé temprano los preparativos en mi shack de modo de tener todo listo para la recepción de la nueva transmisión SSTV desde la ISS planificada para ese fin de semana, conmemorando el 40 Aniversario de la misión Apolo-Soyuz.

Luego de varias pasadas sin recibir nada desde el cielo, a las 17:20 UTC de ese sábado comencé a escuchar el lánguido quejido de una portadora sin modulación que derivó en un triste cuadro blanco.

Imagen transmitida desde la ISS el 18 de Julio de 2015 a las 17:24 UTC

Muchos otros radioaficionados y radioescuchas reportaron el mismo desde el ISS FAN Club, aunque nunca se informó a que se debió la falla.

Lo peor de todo era que esa fue la mejor pasada de la ISS sobre mi QTH (GF05tl) del sábado. El resto de las pasadas eran bastante marginales.

A las 18:58 UTC logré recibir el final de una imagen, aunque con buena nitidez. Todo indicaba que ahora si la ISS estaba transmitiendo correctamente.

Imagen transmitida desde la ISS el 18 de Julio de 2015 a las 18:58 UTC
A las 19:52 UTC del 18 de Julio de 2013 obtuve una buena imagen donde se observa a dos astronautas norteamericanos de la misión Apolo-Soyuz, A la izquierda aparece Thomas P.  Sttaford (1930-) y a la derecha Deke K. Slayton (1924-1993). Los tubos que sostienen en sus manos tienen la etiqueta de un conocido vodka ruso. Sin embargo contenían borscht, una sopa tradicional de remolacha.

Imagen transmitida desde la ISS el 18 de Julio de 2015 a las 19:52 UTC
Deke había sido uno de los astronauta del Proyecto Mercury, el único del Grupo de los Siete que nunca había podido volar debido a un problema del corazón. Un dato anecdótico es que a Deke le faltaba el dedo anular de su mano izquierda durante un accidente en una granja cuando era chico. Esto no le impidió convertirse en piloto de prueba, de combate y hasta astronauta.

La siguiente imagen que conseguí fue el 18 de Julio a las 20:38 UTC, en la cual se aprecia una QSL de la R3K, Russian Space Centre, para RV3DR, Sergey Samburov, del 18 de Julio de 2005 con motivo del 30 Aniversario de la misión Soyuz-Apolo.

Imagen transmitida desde la ISS el 18 de Julio de 2015 a las 20:38 UTC
A las 22:17 UTC obtuve otra buena imagen, esta vez ilustrada con una fotografía de Vance DeVoe Brand (May 9, 1931 - ), otro de los astronautas norteamericanos que participó de la misión Apolo-Soyuz. Para Vance, al igual que Deke K. Slayton, éste fue su primer vuelo al espacio.

Imagen transmitida desde la ISS el 18 de Julio de 2015 a las 22:17 UTC
El domingo 19 de Julio a las 01:29 UTC recibí una fotografía donde se ve al cosmonauta Alexei Leonov junto con Thomas P.  Sttaford desplegando una bandera de la URSS y de EE.UU. respectivamente.

Imagen transmitida desde la ISS el 19 de Julio de 2015 a las 01:29 UTC
La mejor imagen la obtuve el domingo 19 de Julio a las 16:29 UTC, la misma que la recibida el 18 de Julio a las 19:52 UTC del 18 de Julio de 2013 de Thomas Sttaford y Deke Slayton.

Imagen transmitida desde la ISS el 19 de Julio de 2015 a las 16:29 UTC
Esta vez aproveché a registrar el momento para plasmarlo en el siguiente video que espero sirva de inspiración para los amantes de la radio. En el mismo se puede ver como fue la recepción con RX-SSTV y el seguimiento desde Gpredict durante la órbita 95308 de la ISS.




Al final del envío de la imagen se logra escuchar una voz en inglés. Sería uno de los cosmonautas de la ISS o un radioaficionado local ? Nunca lo sabré, lo cierto es que hubo actividad ese día en fonía desde la ISS.

La última captura de este evento la conseguí el domingo 19 de Julio a las 18:08 UTC. En esta ocasión se lo muestra al cosmonauta Valeri Nikoláievich Kubásov (1935-2014) para quién también éste era su viaje de iniciación en el espacio.
Imagen transmitida desde la ISS el 19 de Julio de 2015 a las 18:08 UTC
Al igual que durante otras ocasiones anteriores aparecieron algunos colegas locales transmitiendo en la misma frecuencia que la ISS (145,800 MHz) a segundos de alguna pasada o incluso durante alguna de ellas.

La reglamentación vigente en Argentina estipula que las frecuencias de 145,78 MHz a 146,00 MHz están asignadas exclusivamente a contactos vía satélite, en modos restringidos al satélite a utilizar.

Aquí vemos una emisión en SSTV pirata de algún radioaficionado frustrado, recibida el 18 de Julio de 2015 a las 17:21 UTC durante la misma pasada de la ISS en la que capturé mi primer imagen.


Otro ejemplo, esta vez de la autodenominada estación NASA Pirata (?) del 19 de Julio a las 00:03 UTC:
\

Si estos mismos colegas transmitieran con las mismas ganas en las porciones del espectro que le corresponden, encontrarían a otros y el intercambio los enriquecería. Además les estarían dando vida a frecuencias que normalmente están vacías.

Una vez más, espero que esta nueva entrada los motive a explorar nuevos modos de hacer radio. Y si es en armonía y con respeto al resto de la comunidad de radioaficionados, mejor aún.

73 de LW3ESH
Federico

martes, 14 de julio de 2015

Nueva transmisión SSTV desde la ISS

Esta semana  se conmemora el 40 aniversario del acoplamiento entre la cápsula Apolo y la Soyuz, lo que significó la primera misión conjunta entre los Estados Unidos y por la entonces Unión Soviética.

Para recordar este histórico momento, desde la International Space Station el equipo ARISS transmitirá en Slow Scan Television (SSTV) una serie de 12 imágenes.  La idea es transmitirlas durante el sábado 18 de Julio hasta el domingo 19 de Julio, pero este plan dependerá del estado de otras actividades de mayores prioridades a bordo de la IIS.

Las cápsulas Soyuz y Apolo se acoplaron el 17 de Julio de 1975. Tres horas después el astronauta Thomas Sttaford y el cosmonauta Alexei Leonov se saludaron por la escotilla de la Soyuz con un apretón de manos.
El apretón de manos entre Stafford y Leonov en 1975 tras el acoplamiento (fuente: Wikipedia).


Por el equipo norteamericano estaba Thomas Sttaford, quién había participado en las misiones Gemini 6A, Gemini 9A y Apolo 10, Vance Brand y Deke Slayton quienes nunca habían volado al espacio (aunque Slayton era astronauta del Proyecto Mercury)

Por la URSS viajaron Alexei Leonov, quien en 1956 se convirtió en el primer hombre en realizar un paseo espacial, y el debutante Valeri Kubasov.

Esta misión, además de tener un fuerte significado político en plena época de la Guerra Fría, sirvió para realizar experimentos y distintas actividades en conjunto por los miembros de ambos países durante las 44 horas que duró el encuentro.

La misión Apolo-Soyuz (o Soyuz –Apolo si les gusta más) fue la última del Programa Apolo y el último viaje tripulado de Estados Unidos hasta 1981 con la primera misión del Space Shuttle.

Las imágenes transmitidas se pueden recibir en 145.80 MHz, con la salida de audio del receptor conectado a la entrada del micrófono de una PC donde se ejecute algún software para decodificar SSTV. Uno muy sencillo de utilizar es RX-SSTV de Guy Roels (ON6MU).

No se requiere de ninguna antena especial ya que las transmisiones se realizan con varios Watt (a diferencia de los mW de los satélites de órbita baja). En otras actividades similares de la ISS me ha bastado una Slim-Jim para la banda de 2 metros. Pueden apreciar los resultados en mi entrada SSTV desde la ISS.

Tampoco es necesario ningún software de tracking para la ISS: basta con dejar el receptor sintonizado en 145.80 MHz conectado a la PC con el programa de decodificación de SSTV corriendo durante el fin de semana. Pero si prefieren aprovechar las mejores pasadas de la ISS sobre nuestro QTH pueden usar Gpredict (perdón, pero Orbitron apesta) que puede instalarse en Linux y en Windows. Hace un buen tiempo he escrito en mi blog Siguiendo satélites con Gpredict [Episodio I] que puede ser de utilidad.

Finalmente, las imágenes recibidas pueden subirlas a la Galería de la ARISS para compartirla con el resto de la comunidad.

Espero que aprovechen esta actividad que es realmente muy sencilla e ideal para compartir con los pequeños futuros radioescuchas o radioaficionados.


Enlaces

MMSSTV: http://hamsoft.ca/pages/mmsstv.php
Rx-SSTV: http://users.belgacom.net/hamradio/rxsstv.htm
ARISS SSTV Gallery: http://www.spaceflightsoftware.com/ARISS_SSTV/
SSTV desde la ISS:
http://lw3esh.blogspot.com.ar/2015/02/durante-este-fin-de-semana-desde-el.html
Siguiendo satélites con Gpredict [Episodio I]: 
http://lw3esh.blogspot.com.ar/2011/07/siguiendo-satelites-con-gpredict.html

sábado, 30 de mayo de 2015

Espejo en el Cielo (Arthur C. Clarke)

Revolviendo entre los libros de mi biblioteca tuve la muy grata sorpresa de reencontrarme con El Mundo es Uno que el viejo y querido Arthur C. Clarke escribió en 1992. No recuerdo dónde lo compré. Seguramente, habrá sido en alguna de esas librerías de ofertas de las que abundan por las callecitas de Buenos Aires y por unos pocos pesos a fines de los años noventa.

Sus hojas estaban amarillas y en algunas encontré anotaciones mías en lápiz resaltando algún párrafo o incluso animándome a disentir con Clarke.

Para aquellos que no lo conocen, Arthur C. Clarke (1917-2008) fue un notable escritor y científico británico. Un visionario y un gran divulgador científico.

Arthur C. Clarke en 2005 (Wikipedia)
En Octubre de 1945 publica un artículo técnico llamado Extra-terrestrial Relays, en donde postula que con sólo 3 satélites ubicados a 35.787 km de la Tierra sobre el Ecuador se podría brindar telecomunicaciones a todo el planeta usándolos como repetidores. A esa distancia los satélites tendrían un período igual al de la rotación de Tierra sobre su propio eje. Esto es, los satélites se mantendrían estáticos respecto de la Tierra. Por eso a esa órbita se la conoce como órbita de Clarke, aunque desconcideradamente muchos la llaman simplemente órbita geoestacionaria.

Figura tomda de Extra-terrestrial Relays donde se resume
la idea de Clark de iluminar la Tierra con tres satélites.

Tuvieron que pasar 20 años de la publicación de sus predicciones para que, el 6 de Abril de 1965, se pusiera en órbita (en su órbita) el primer satélite comercial de telecomunicaciones: Intelsat I Early Bird.

Basándose en su novela El centinela, de 1948 y publicada originalmente en 1951 para la revista 10 Historias de Fantasía escribió en 1968 el guión de la mítica película 2001: Una Odisea en el Espacio de Stanley Kubrick. Luego de ver la película en el cine, disconforme con el argumento, lo cambió a la hora de publicar la novela del mismo nombre.

Luego vendría una serie de secuelas: 2010: Odisea dos (1982), 2061: Odisea tres (1987) y 3001: Odisea final (1996).

Hay mucho para escribir de Clarke, pero no es este el momento. Al menos no para mí.

En el libro El Mundo es Uno, Arthur C. Clarke explica con un exquisito gusto la historia de las comunicaciones, desde el telégrafo hasta las comunicaciones satelitales y la llegada de la fibra óptica transcontinental. Relatos hermosos, escritos con una narración que por momento roza con el humor (ácido).

Y mientras lo ojeaba y volvía a disfrutar de fragmentos de esos relatos me encontré con el capítulo 17, Espejo en el Cielo que es el que elegí para compartir con ustedes.

Espejo en el Cielo


La existencia de las ondas de radio fue descubierta por el gran físico matemático James Clerk Maxwell, mientras permanecía sentado en su estudio de Cambridge y escribía ecuaciones. Demostró teóricamente que cuando una corriente eléctrica oscila en un conductor, emite ondas que viajan por el espacio a la velocidad de la luz, y que de hecho sólo difieren de la luz al poseer longitudes de onda mucho más largas y por tanto promedios menores de vibración.

Maxwell no vivió para ver sus ecuaciones triunfalmente verificadas.

Murió en 1879 a la temprana edad de cuarenta y ocho años; ocho años más tarde, en una serie de experimentos clásicos, un joven científico alemán llamado Heinrich Hertz se convirtió en el primer hombre que generó y detectó las ondas que revolucionarían las comunicaciones y cambiarían las pautas de la cultura y la sociedad por todo el mundo.

Irónicamente, Hertz no creía que su  trabajo, por importante que fuera para la comprensión del universo físico, tuviera ninguna consecuencia práctica, y desdeñó específicamente que las ondas de radio  pudieran ser utilizadas para hacer señales. Este tipo de ceguera para los resultados de su propio trabajo no es extraño entre los físicos (ni entre otra gente). Lord Rutherford, el primer hombre en dividir el átomo y desentrañar su estructura, solía reírse ante los periodistas imaginativos que querían saber si la energía atómica sería dominada alguna vez. «Siempre tendremos que poner más energía en el átomo que la que sacaremos de él», declaraba categóricamente... y no vio cómo Hiroshima refutaba sus palabras por el mismo número de años que Maxwell se perdió la confirmación de Hertz.

No es corriente que un solo hombre domine un campo de tecnología importante y en rápido auge, pero durante treinta años Marconi fue el coloso de la radio. Apenas era un adolescente cuando consiguió transmitir ondas de radio a una distancia de un kilómetro cerca de Bologna, Italia, y dos años más tarde (en 1896) se trasladó a Inglaterra, donde llevó a cabo muchos de sus más famosos experimentos, con frecuencia en conexión con el servicio de comunicaciones británico.

Muy pronto se descubrió que el equipo emisor y receptor de radio podía ser sintonizado, de forma que podía escogerse la emisora que uno quería escuchar, e ignorar todas las demás. Nos parece algo tan obvio que nos cuesta trabajo advertir que alguien tuvo que descubrirlo; el crédito se debe a sir Oliver Lodge, quien demostró el principio en 1897.

Mientras nacía el siglo veinte, la radio (o «sin hilos», como la llamaba la mayoría de la gente) aumentó con rapidez su alcance, y en 1901 saltó el Atlántico. Tras colocar una antena receptora en una cometa en Newfoundland, Marconi pudo recibir señales en morse transmitidas desde Poldhu, Cornualles.

Apareció un misterio de primera clase. Si las ondas de radio se comportaban como la luz, no había forma de que pudieran sortear la curvatura de la Tierra. Un faro en Cornualles, no importaba cuán poderoso fuera, no podía ser visto más allá de una docena de kilómetros en el Atlántico; después de esa distancia sus rayos se perdían en el espacio, muy por encima de la curva descendente del mundo.

En 1902 Oliver Heaviside (y, simultáneamente, Kennelly en Estados Unidos) propusieron una explicación que parecía casi tan extravagante como los hechos. Sugirieron que, a una altura muy grande en la atmósfera, había una capa reflectante que devolvía las ondas de radio a la Tierra, impidiendo que escaparan al espacio. Como parecía muy improbable que la naturaleza fuera tan considerada con la industria de las comunicaciones, y también era difícil ver qué podría crear una capa con unas características tan peculiares, los científicos tardaron en aceptar esta explicación. Hasta 1924 (sólo dos meses antes de la muerte de Heaviside), Appleton y Barnett no demostraron concluyentemente que la atmósfera superior contenía no una capa reflectante, sino al menos dos. Hoy día miles de cohetes (y docenas de astronautas) han atravesado la ionosfera, y muchos de sus secretos han sido descubiertos.

Los primeros trabajadores de la radio fueron entorpecidos por dos serias deficiencias en su equipo: sus métodos para detectar las ondas eran muy insensibles y torpes, y no tenían medios para amplificar las señales cuando habían sido recibidas. La radio estaba aún en la etapa anterior al cristal. El primer logro importante se produjo en 1904, cuando Fleming inventó la válvula diódica, el antepasado primitivo de incontables millones de tubos de electrones. El nombre «válvula» era muy adecuado; el diodo permitía que las señales pasaran en una dirección, pero no en la otra. Convertía las ondas de radio en señales audibles, pero no podía ampliarlas.

Ese paso esencial se dio en 1907, con el invento del triodo por parte de De Forest. Administrando los débiles impulsos a un entramado de cables estratégicamente situados dentro del diodo de Fleming, De Forest hizo el importantísimo descubrimiento de que era posible amplificar las señales de forma casi ilimitada. El triodo provocó la era electrónica, y fue por tanto uno de los auténticos inventos de la historia que crean época, comparable sólo con el transistor de medio siglo más tarde. En el campo de las comunicaciones, donde recibió su primer uso, el triodo y sus más complejos sucesores dieron a la radio la herramienta básica necesaria para su rápido desarrollo. Una vez descubierto el método para amplificar corrientes eléctricas débiles y variadas, ejércitos de hábiles ingenieros, con Marconi al frente, elaboraron el resto de la tecnología de la radio y construyeron la industria de más rápida expansión que ha visto el mundo.

Los primeros experimentadores, después de recuperarse de su sorpresa al descubrir que las ondas de radio podían curvarse alrededor de la Tierra, investigaron con rapidez las leyes que controlan su propagación. Descubrieron que cuanto más larga era la onda, mayor era la distancia a la que podía ser recibida; para sus experimentos transatlánticos, Marconi utilizó ondas de 1 km de longitud. Estas ondas largas necesitaban por tanto enormes sistemas de antenas para su emisión y recepción, y una estación de radio de onda larga era una visión impresionante, con una serie de torres de 100 m de alto y cubriendo varios kilómetros cuadrados de terreno. Hasta los años veinte, estas inmensas instalaciones parecieron ser el único medio de establecer circuitos de radio alrededor del mundo. Las ondas cortas, al no servir más que para las comunicaciones locales, se dejaron para los experimentadores aficionados o «hams», que las aceptaron a regañadientes, protestando por la injusticia de su tratamiento. No lo sabían, pero eran como los indios de Oklahoma que eran timados con un pedazo de desierto que nadie quería y que por casualidad estaba empapado en petróleo.

A principios de los años veinte, los operadores aficionados hicieron un descubrimiento que hizo que los gobiernos y firmas de comunicaciones volvieran rápidamente al campo de la onda corta. Los primeros tests de estas ondas habían demostrado que su alcance era muy limitado, y también variable: desaparecían a unas pocas docenas de kilómetros del transmisor. Lo que nadie había imaginado era que volvían a producirse, a menudo de forma fuerte y clara, a miles de kilómetros de distancia, después de haber sido reflejadas en la ionosfera.

No es sorprendente que se tardara aún un tiempo en descubrir esto. Después de todo, si se ejecutaban las pruebas entre, digamos, Nueva York y Washington, nadie se habría molestado en colocar receptores adicionales en Groenlandia y Perú por si las señales pudieran ser detectadas allí casualmente. La inesperada pauta de la recepción de la onda corta no vio la luz hasta que el mundo quedó cubierto de entusiastas aficionados investigando el espectro de radio y tratando de batir los récords de distancia de los demás.

En 1924 Marconi, con gran valor técnico y comercial, decidió explotar las posibilidades de las ondas  cortas. En esa época los enlaces de radio de larga distancia empleaban ondas de 5 a 10 km de longitud, generadas con niveles de energía muy altos y emitidas desde enormes y caros sistemas de antenas.

Marconi creía que podrían obtenerse resultados mucho mejores y más baratos usando ondas un millar de veces más cortas: metros, en vez de kilómetros.

El resto del mundo se mostró escéptico; aunque las ondas cortas podían ser recibidas a grandes distancias, la recepción era errática y al parecer impredecible. Marconi esperaba superar esto usando sistemas de rayos, de forma que la mayor parte de la energía se enviaba en la dirección deseada y no se emitía por todo el espacio. Esto sólo se podía hacer de forma económica con las antenas relativamente pequeñas que hacían posible el uso de la onda corta; los intentos para hacer antenas direccionales en las ondas largas tuvieron por resultado sistemas de hasta 15 km de largo, y con pobre eficacia.

La apuesta de Marconi tuvo un brillante éxito, y durante el período 1927-28 Gran Bretaña quedó enlazada por onda corta con Canadá, la India, Suráfrica y Australia. El nuevo servicio de radio era tan eficaz, de hecho, que se convirtió en una seria amenaza para los cables submarinos existentes. En 1928, por tanto, los intereses británicos en radio y cables se fundieron en un solo cuerpo (Cable and Wireless Ltd), que durante medio siglo dominó las comunicaciones internacionales. C & W fue un típico compromiso inglés entre la industria privada y el control estatal. El gobierno estaba representado en la dirección de la compañía, y tenía derecho a apropiarse de ella en tiempo de guerra. Es un considerable tributo a la compañía que este derecho no fuera ejercitado en el período 1939-1945.

Ya hemos mencionado que Marconi superó al Atlántico en 1901, cuando la letra S (punto punto punto) fue transmitida desde Cornualles a Newfoundland. La voz humana no hizo el mismo viaje hasta 1915, esta vez en dirección opuesta. Después de una larga serie de experimentos con el transmisor de la estación naval de Estados Unidos en Arlington, la compañía telegráfica y radiofónica norteamericana detectó habla inteligible a través de un receptor situado en lo alto de la Torre Eiffel. Los experimentos fueron llevados a cabo con dificultades, pues la Torre Eiffel era el centro del sistema de comunicaciones del ejército francés y la antena sólo podía ser utilizada durante un intervalo de diez minutos a primeras horas de la mañana. Tras varios meses de paciente espera y ajuste del aparato, se detectaron palabras ocasionales, y la primera frase completa se recibió a las 5.37 de la mañana del 23 de octubre de 1915. Por cierto, las palabras que encendieron los ánimos de tantos millones de personas al otro lado del Atlántico fueron: «¡Hola, Shreeve! ¿Cómo está el tiempo esta mañana?»

El primer servicio comercial radiotelefónico entre Nueva York y Londres se inauguró en febrero de 1927, usando una longitud de onda de unos 6.000 m.

Esto fue sesenta y un años después del establecimiento de los cables submarinos, y cincuenta y uno después de la invención del teléfono. Desde esa fecha hasta el tendido del primer cable telefónico submarino en 1956, la radio fue el único medio de hablar a través del Atlántico.

Por desgracia, no era un medio completamente fiable. Aunque se hicieron grandes mejoras en receptores y transmisores, nada pudo hacerse respecto al tercer eslabón de la cadena: la ionosfera. Cuando las condiciones eran buenas, la transmisión transatlántica era de calidad excelente, con pocas distorsiones o interferencias.

Pero con demasiada frecuencia los rayos radiados detectaban ruidos peculiares, como los sonidos de sartenes cósmicas. Por lo normal sólo eran molestos, pero a veces podían anular la señal. Podía haber períodos de horas, o incluso días, en que la radio-telefonía era imposible, y los retrasos resultantes eran irritantes y caros para los usuarios. El servicio telefónico transatlántico estaba en la misma posición que las primeras líneas aéreas: nunca se podía garantizar su funcionamiento, todo dependía del tiempo. En este caso, sin embargo, el tiempo no era algo que concerniese a los primeros pocos kilómetros de la atmósfera, sino a los últimos centenares.

El estudio de la ionosfera es una de las ramas más complicadas de la ciencia moderna, así como una de las más importantes desde el punto de vista práctico y desde la luz que arroja al universo que nos rodea. Examinarla con detalle nos llevaría muy lejos, incluso más allá de los generosos límites de divagación fijados para este libro, aunque es necesario decir algo sobre las causas e idiosincrasia de la ionosfera para comprender por qué, después de una batalla de treinta años, los ingenieros telefónicos  abandonaron la atmósfera superior y regresaron a las profundidades del mar.

La ionosfera no es una estructura sencilla ni estable: consta de tres capas principales, la más baja (la capa E) de unos 125 km, las más altas (F y F2), oscilando entre los 250 y 400 km. Los nombres E y F, por cierto, los puso Appleton, quien fue el primero en descubrir que había más de una capa.
Con encomiable previsión empezó por la letra E por si aparecían nuevas capas más cerca del suelo... como de hecho ha sucedido.

Ahora sabemos que el agente principal en la producción de esas capas es el flujo de luz ultravioleta del Sol al atravesar la atmósfera de la Tierra. Ésta se considera por lo general como algo positivo, y lo es... en dosis pequeñas y débiles. Los crudos rayos del sol, sin embargo, destruirían toda la vida terrestre en cuestión de minutos si alcanzaran la superficie de la Tierra; por fortuna para nosotros, son filtrados muchos kilómetros por encima de nuestras cabezas. Como producto residual de este proceso de filtración electrificarían (ionizarían) la atmósfera, gastando su energía en arrancar electrones de los  espaciados átomos de oxígeno y nitrógeno que encuentran (*). El aire que es electrificado lo suficiente refleja (o, más adecuadamente, refracta) las ondas de radio, igual que el aire bajo condiciones adecuadas de temperatura refleja las ondas de luz produciendo espejismos.

Ya que la ionosfera es mantenida por la luz del sol, cambia de forma natural en densidad y altitud entre el día y la noche, el verano y el invierno. Es posible permitir para este efecto una considerable extensión, variando la longitud de onda empleada, pero hay límites más allá de los cuales no sirven de nada los trucos técnicos.

Como en la atmósfera inferior, el Sol es a la vez el creador y el distribuidor del clima. Mantiene la ionosfera, pero a veces la hace pedazos con estallidos de intensa radiación ultravioleta que emergen de explosiones violentas en la superficie solar. Algunos de estos estallidos están relacionados con las manchas solares, que varían de frecuencia en un ciclo de once años, de forma que en un momento la cara del Sol puede estar moteada con oscuros remolinos muchas veces superiores en tamaño a la Tierra, mientras que en otro puede estar carente de marcas por completo. Es en los momentos de mayor actividad solar cuando la ionosfera es más perturbada, y la comunicación por radio alterada.
Por tanto, podemos considerar la ionosfera como un espejo que engloba la Tierra y que late con los días y las estaciones, que rara vez es liso ni refleja a la perfección, y que a veces queda tan hecho añicos que puede tardar horas o días en reformarse. Un espejo semejante no sería muy satisfactorio para el uso ordinario, y es sorprendente que los ingenieros de radio hayan podido sacar tanto provecho de su existencia.

Pero antes de que abandonemos las cumbres borrascosas de la ionosfera y regresemos a la silenciosa calma del lecho marino, recordemos una deuda inconmensurable que la civilización debe a los científicos que sondearon estas capas electrificadas. En 1925, Merle A. Tuve y Gregory Breit, trabajando en el Laboratorio de Investigación Naval cerca de Washington, desarrollaron una técnica pulsante que daba medidas directas de la altura de la ionosfera sobre el terreno calculando el tiempo que el eco de las ondas de radio tardaba en regresar a la Tierra. Esto, como es natural, fue la base del radar, el arma que ganó la Batalla de Inglaterra y, más tarde, la Batalla del Atlántico. Sin el radar, fruto de los trabajos pioneros de sir Robert Watson Watt y un puñado de colaboradores a finales de los años treinta, la Luftwaffe habría destruido la Royal Air Force, mucho más pequeña, la invasión de Gran Bretaña habría continuado, y hoy viviríamos en un mundo muy distinto.

Comparados con el radar, avances como los cohetes, la propulsión a chorro e incluso la energía atómica tuvieron poco efecto en el avance o el resultado de la Segunda Guerra Mundial. Y el radar evolucionó directamente del método de pulso-y-eco para sondear la atmósfera, esa capa remota e invisible cuya propia existencia era todavía desconocida hace sólo una generación.

Todavía hay idiotas que insisten en preguntar qué utilidad tiene la investigación científica pura. Nada podría haber parecido más apartado de la vida cotidiana que los intentos de medir la densidad  electrónica a una altura de 100 km en el cielo. Sin embargo, de este trabajo surgió el arma decisiva que ganó la mayor de las guerras, y cambió el curso de la historia.

(*) Poco imaginaba yo que, unos treinta años después de que estas palabras fueran escritas, este oscuro fragmento de electroquímica aparecería en los titulares de todo el mundo gracias al «agujero de la capa de ozono». (N. del A.)


Arthur Clarke, El Mundo es Uno, 1992

sábado, 21 de marzo de 2015

La radio en la oscuridad 6

Sexta y última parte del documental La radio en la oscuridad, producido en 1989 por Jaime Báguena García y Alfonso Montealegre para Radio Nederland Wereldomroep (RNW) y que he ido publicando durante varios años en este blog con la intensión que no se pierda este fabuloso material.

Este documental me llegó en tres cassettes como premio de un concurso organizado por el programa Radio-Enlace, mítico programa sobre diexismo que se emitía por Radio Neederland. Los cassettes sobrevivieron a mis varias mudanzas y a las personas que se los he prestado. Sin embargo, el paso del tiempo los ha maltratado. Con bastante paciencia he logrado pasarlos a formato digital y reconstruirlos.

Esta última entrega corresponde al lado B del tercer cassette, el cual lamentablemente es el más dañado. Les pido disculpas por la calidad del audio, pero considero que es lo suficientemente valioso como para descartarlo y no incluirlo en mi blog.

Los audios ya están completos en Internet, con lo cual, este documental ya no se perderá y estará disponible para todos aquellos que aman la radio. Al menos por un tiempo mayor que el que resta de vida a mis cassettes.

Al final, encontrarán los enlaces a las anteriores publicaciones para todos aquellos que recién me encuentran.

Este capítulo se denomina Semblanzas de una emisora clandestina: Radio España Independiente y pueden escucharlo desde aquí:

Escucha"La radio en la oscuridad 06: Semblanzas de una emisora clandestina: Radio España Independiente" en Spreaker. En esta ocasión Jaime Báguena y Alfonso Montealegre nos invitan a conocer la historia de Radio España Independiente, una de las emisoras clandestinas que más tiempo estuvo en el aire, de las más destacadas y conocidas de su tiempo.

Esta emisora fue una de las tantas emisoras grises que poblaron el éter de España durante la dictadura de Francisco Franco.

Francisco Franco

Otras emisoras que resistían a la tiranía desde las ondas de radio son Radio Claridad, La Voz de Canarias libre y La Voz de la Resistencia Vasca, Radio Euzkadi.

Radio Claridad transmitió por muy poco tiempo: sólo estuvo activa entre 1959 y 1960. Estaba relacionada con Alberto Bayo, un exiliado español quien estuvo asociado directa o indirectamente con varias emisoras clandestinas que transmitieron hacia América Central o al Caribe entre 1948 y 1960.

Radio Euzkadi, La Voz de la Resistencia Vasca, era el medio de difusión del gobierno vasco en el exilio en Francia.
Radio Euzkadi salió al aire por primera vez en 1946 transmitiendo desde Francia durante las festividades del Día Nacional Vasco. Aquella vez logró interferir a Radio San Sebastían (EAJ-8) transmitiendo en su frecuencia un largo discurso y proclamas políticas. Pero recién el 3 de marzo de 1947 comienza oficialmente a emitir desde su transmisor ubicado cerca de Burdeos.

Las presiones del gobierno español sobre el francés desembocaron en la clausura de la emisora en agosto de 1954. Esto obligó a mudar sus instalaciones a la selva venezolana, a unos 60 Km de Caracas.

Con sus transmisores de 80 KW transmitió hasta el 30 de abril de 1977 su programación mayormente en español, aunque en algunas ocasiones en inglés. Curiosamente en contadas ocasiones emitía en euskera o vascuence.

QSL de Radio Euskadi (1976)

En la actualidad Radio Euskadi es la principal emisora de radio perteneciente al Grupo EiTB (Euskal Irrati Telebista - Radio Televisión Vasca), el ente público de comunicación que depende del gobierno del País Vasco.

El 3 de diciembre de 1965 comienza a transmitir La Voz del Sahara Libre y La Voz de Canarias Libre usando los transmisores de Radio Argel.
Antonio Cubillo abogado Canario, creador del Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) cuyo fin era la secesión del archipiélago Canario de España. Emitía una hora por dia en las mismas frecuencias que Radio Argel. En enero de 1978 finalizan las transmisiones ante la presion del regimen franquista sobre el gobierno de Argelia.

Radio España Independiente, Estación Pirenaica, fue la emisora clandestina que mas años estuvo en el aire: 108.360 emisiones en el período comprendido entre 1941 y 1977. Era la voz del Partido Comunista Español, prohibido por Franco.

Su primer transmisión fue el 22 de julio de 1941, y anunciaba ser "la única emisora española sin censura de Franco". Muchos radioescuchas coincidían que esta emisora tenía la tarjeta QSL más bella del mundo. Y no era para menos, la misma había sido diseñada por Pablo Picaso.

QSL de Radio España Independiente.

Comenzó transmitiendo desde Ufá, en la República Autónoma Soviética de Baskiria un mes antes de la invasión nazi a la URSS. Luego se traslado a Moscú.

Transmitió durante la Segunda Guerra Mundial, pero sus horarios y frecuencias se ampliaron al finalizar el conflicto bélico. Durante la Guerra Fría llegó a tener cuatro frecuencias ampliando sus emisiones en 5 hs por día.

Cuando el Partido Comunista Español comenzó a criticar la política de la URSS la emisora tuvo que mudarse a Bucarest en 1955. A partir de allí es nombrado Pedro Aldamiz, pseudónimo de Ramón Mendezona, director de Radio España Independiente.

Ramón Mendezona (Pedro Aldamiz)

Fue Mendezona, aún director de la emisora, quien el 14 de julio de 1977 da por concluidas las transmisiones de Radio España Independiente luego de 108.360 emisiones desde la clandestinidad.

Con tristeza Mendezona se despedía de los oyentes con un sentido discurso que se puede escuchar en parte en el documental: "Si nuestra labor ha servido en algo para la reconquista de la democracia, damos por bien empleado el esfuerzo".

Hay muchos baches en la historia de esta mítica emisora ya que se han perdido o destruido los documentos de sus primeros años y gran parte de sus primeros trabajadores han muerto.

Se sabe que Dolores Ibárruri, "La Pasionaria", dirigente política en la Segunda República Española y en la Guerra Civil, fue la primera directora de le emisora.

Dolores Ibárruri, "La Pasionaria"

Por eso es tan enriquecedora la palabra de Pauperio (?) Sánchez, locutor y redactor que trabajó en la radio entre 1942 y 1954, retornando en 1972 hasta el final. Cuenta como eran los primeros años de la emisora en Moscú, la obtención de noticias y el reducido personal que allí trabajaba.

En los años 60, durante la segunda etapa de la emisora transmitiendo desde Bucarest, se intensificaron las interferencias sobre sus emisiones. Estados Unidos colaboró por entonces en el montaje de una potente emisora de jamming en la base de Tentegorra. Además Franco autorizó el mantenimiento del Servicio de Interferencia Radiada, una red de estaciones transmisoras diseminadas por España cuya finalidad era interferir los programas de Radio España Independiente.

Como contra-medida a este accionar del régimen, la radio comenzó a utilizar una metodología que denominaban Ondas Volantes que consistía en transmitir desde Sofia en Bulgaria o desde Budapest en Hungría, subiendo la potencia o cambiando uno o dos KHz su frecuencia.

La emisora tenía transmisores de 100, 50, 30 y 25 KW y antenas muy bien orientadas lo cual garantizaba que llegara a ser muy bien escuchada en España.

La Pirenaica no sufrió de interrupciones en sus emisiones, aun cuando se mudaron de estudios de Moscú a Budapest. Sólo sufrió un corte de 3 horas debido a un terremoto que golpeó a Hungría.

Para finalizar les dejo los enlaces a las entregas anteriores de La Radio en la Oscuridad:

Episodio I: Introducción a la radiodifusión libre, pirata y clandestina
http://lw3esh.blogspot.com/2011/08/la-radio-en-la-oscuridad-1.html

Episodio II: La radiodifusión ¿blanca o negra?
http://lw3esh.blogspot.com/2011/09/la-radio-en-la-oscuridad-2.html

Episodio III: Emisoras clandestinas en el mundo
http://lw3esh.blogspot.com.ar/2012/01/la-radio-en-la-oscuridad-3.html

Episodio IV: La Radiodifusión Clandestina en Centroamérica
http://lw3esh.blogspot.com.ar/2012/10/la-radio-en-la-oscuridad-4.html

Episodio V: La Radio en la guerra
http://lw3esh.blogspot.com.ar/2014/02/la-radio-en-la-oscuridad-5.html

Mis últimos QSOs

www.hrdlog.net

Visitantes

free counters