Ir al contenido principal

Dos clientes de DX Clusters para GNU/Linux

No se puede negar que la llegada de Internet ha enriquecido y facilitado nuestra actividad, a menos que seas uno de esos retrógrados del aire que predican que trajo el fin de la radioafición.

Desde confirmaciones electrónicas, sistemas de monitoreo de propagación hasta logs en linea, todo un mundo de posibilidades a nuestro alcance. Y de todas ellas, tal vez los DX clusters sean los servicios disponibles en Internet más útiles para los cazadores de DX.

Sin entrar en detalles (ya que pienso escribir más adelante sobre esto) un DX cluster es un servidor donde radioaficionados de todo el mundo anuncian sus DX y contactos realizados. Todos los DX clusters están interconectados entre sí vía Internet o radio formando una gran red.

Echando un vistazo a estos anuncios o spots, uno podría saber en que banda y modo está trabajando la estación que uno busca o deducir que tal están las condiciones para una banda dada.

El acceso a toda esta información se realiza en general mediante un programa cliente que corre en una computadora con acceso a Internet. Muchos programas de logs, como CQRLog, tienen la capacidad de conectarse con clusters. Incluso se puede utilizar el viejo y querido telnet.

A continuación les dejo dos clientes de código abierto, muy sencillos de utilizar, para aquellos que usamos GNU/Linux.


Colrdx
Este cliente corre desde el terminal y es sumamente liviano y sencillo. Ideal para nerds o para quienes tienen una computadora de poca potencia.

En la Fig. 1 se puede apreciar su apariencia. En la parte superior de la pantalla se observa una linea de estado con fondo azul donde se muestra el estado de la conexión, en que cluster estamos conectados y alguna otra información básica. En la parte inferior con fondo verde tenemos la linea de comandos por donde interactuamos con el cluster. Finalmente, en la parte central tenemos la sección principal en donde se muestran los mensajes y la información del cluster.

Fig. 1. Vista de colrdx.

Está disponible en los repositorios de las principales distribuciones, por lo cual es muy sencillo de instalar. En Debian y derivados como Ubuntu basta con ejecutar desde el terminal:

$ sudo apt-get install colrdx

Para correr colrdx, abrimos una ventana de terminal y tipeamos el comando respetando el siguiente formato:

$ colrdx -c <indicativo> <cluster> [<puerto>]

Reemplazamos <indicativo> y <cluster> por nuestro indicativo y el cluster al que deseamos conectarnos. Ambos parámetros son obligatorios. El puerto no es necesario especificarlo siempre y cuando sea el 8000. Caso contrario, se debe especificar.

Por ejemplo, para conectarme al cluster dxfun.com con mi distintiva LW3ESH hago:

$ colrdx -c lw3esh dxfun.com

No necesito especificar el puerto, ya que dxfun.com escucha conexiones por el puerto 8000.

Por ejemplo, el cluster CQPLANET.COM de Alex 4Z5LZ en Israel usa el puerto 7300, por lo tanto, es necesario indicarlo en el comando:

$ colrdx -c lw3esh cqplanet.com 7300

Otras opciones del programa son las siguientes:

      -h: Muestra una breve ayuda y termina
      -n: No usar colores
      -v: Muestra la versión y termina


Xdx
Este cliente es ya un poco mas elaborado que el anterior, aunque es muy simple también en cuanto a su uso. Una diferencia respecto de colrdx, como se observa en la Fig. 2, es que los anuncios de DX se muestran en una sección a parte del resto de los mensajes del servidor.

Fig. 2. El cliente xdx.
A la izquierda hay una barra lateral donde se pueden ingresar hasta 8 palabras distintas en cuadros de texto. Al activarlas con la casillas de selección, se resaltan cuando aparecen en la sección de anuncios.

Se puede elegir el color para cada palabra en la pestaña 3 de la ventana de preferencias. Puede habilitar o deshabilitar las palabras con Ctrl-1 a Ctrl-8 y puede cambiar entre las palabras con Alt-1 a Alt-8. Con Alt-0 vuelve al anterior.

En la parte inferior se tiene una linea de comandos, similar a la de colrdx, para enviar comandos al cluster.

Este programa también es de código abierto, distribuido bajo licencia GPL, y se encuentra disponible para la mayoría de las distribuciones de GNU/Linux.

Para instalarlo en Debian y derivados como Ubuntu es necesario ejecutar:

$ sudo apt-get install xdx

Una vez instalado debemos realizar algunas mínimas configuraciones. Para ellos, iniciamos xdx y desde el menú Configuración/Preferencias en el panel General agregamos nuestro indicativo y habilitamos el autologin como se muestra en la Fig. 2.

Fig. 3. Configuración de preferencias.

Cuando se habilita el autologin se pueden enviar varios comandos al cluster de forma automática. Por defecto se ejecuta el comando set/page 0 el cual deshabilitará
la paginación. Se pueden agregar otros comandos separados por comas, pero eso ya es para usuarios más avanzados. Existe un retardo de 0.5 segundos entre comandos cuando se envían varios en esta opción.

Si contamos con alguna interfaz para controlar nuestro equipo de radio por CAT, podemos tildar la opción Habilitar hamlib. Con esto, cuando hagamos doble click sobre un spot DX, el equipo se sintonizará a la frecuencia del spot. Es necesario tener el instalado el paquete hamlib para poder usarlo y configurar el comando conveniente de acuerdo a nuestro equipo. Podemos ejecutar el siguiente comando para saber cual es el ID de los modelos soportados:

$ rigctl --list

El programa tiene una ayuda mínima en español, pero suficiente como para aprender a sacarle el máximo provecho.


Conclusión
Dos opciones para trabajar con clusters en GNU/Linux que va de lo minimalista de colrdx hasta algo más pretencioso como xdx. Todo va en gusto y en las necesidades que requiera cada uno.

Ambos programas son de código abierto y están disponibles para una fácil instalación desde las distribuciones más conocidas. Así que no hay excusas, tienen que probarlos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Una antena loop magnética muy sencilla

La antena loop magnética es muy querida entre los que nos dedicamos a la escucha de emisoras de radio lejanas. Fue mi primer antena en mis años de niño por consejo de mi padre que, poco sabía de radio, pero era muy común en su juventud. Sin planos ni nada, bastó que enrollara un buen número de vueltas de alambre esmaltado sobre un cuadro de madera para que brotaran mágicamente nuevas emisoras en onda media en mi Noblex 7 Mares. Se la llamaba también como antena de cuadro.

Eran tiempos donde no existía Internet (tengo 40 años y parece que estuviera hablando de la Prehistoria). Así que mucho tiempo después me llegó un plano de una loop donde figuraba un capacitor variable común y corriente entre los extremos de la bobina. Y con ese componente fundamental la cosa mejoró aún más.

Una antena loop (o aro) magnética (en inglés, magnetic loop) no es más que eso: un arrollamiento de conductor aislado sobre alguna forma que puede ser cilíndrica, cuadrada u otra, cuyos terminales finalizan en un…

Radio Definida por Software para pobres (Episodio I)

¿Qué tal si les dijera que por unos 20 dólares es posible hacerse de un receptor para sintonizar desde los 24 Mhz a los 1200 Mhz en AM, FM, LSB, USB y otros modos? Si, lo se. Suena tan poco real como esos llamados telefónicos que anuncian que nos hemos ganado un auto 0 Km. Pero confíen en mi y lean hasta el final esta nueva entrada de mi blog.

Del kernel Linux a la estación de radio El desarrollador finlandés Antti Palosaari colabora en el proyecto LinuxTV escribiendo código para que el kernel GNU/Linux soporte dispositivos tales como webcams, capturadoras de video y sintonizadoras de televisión analógica y digital, como así también los controles remotos que suelen traer estos dispositivos. En el año 2012, mientras trabajaba con una sintonizadora de TV digital de la marca EzcapEzTV 668 DVB-T/FM/DAB, Antii descubrió que el chip Realtek RTL2832U de su interior tenía ciertos registros y comandos no documentados. Con ellos podía llevarlo a un modo de funcionamiento donde transfiere las mu…

Dipolo Doble Helicoidal: mi primer antena

Estando en las últimas instancias del curso de radio aficionado comencé a preocuparme por encontrar una antena para 80 metros. En Argentina esa es la banda de HF dónde los novicios tenemos más oportunidades de realizar contactos en fonía. La otra opción es la banda de 10 metros en la cual tenemos permitido operar sobre una pequeña franja para DX y otra muy amplia aunque  totalmente desierta.

Los modos digitales o CW nos abren más el espectro pero, por entonces, no tenía interés en lanzarme hacia esos mundos.

El espacio físico requerido por un dipolo de media onda para los 80 metros superan toda posibilidad de instalación en las dimensiones de un terreno común y corriente, como es mi caso. Sin duda, un problema compartido con los radio aficionados que viven en centros urbanos.

Muchos colegas aportaron lo suyo en esta búsqueda. Pasaron por mis manos y por mi casilla de correo electrónico planos de antenas verticales, dipolos acortados con bobinas o trampas de ondas y un gran número de…